viernes, 30 de octubre de 2015

Momentos culminantes

Si esto fuera una telenovela, la publicidad en la tele estaría anunciando ¨MOMENTOS CULMINANTES¨, bien dramático.
El viaje está llegando a su fin. Finalmente, volvemos a casa. Y como esto no es una novela, no será nada teatral, y tampoco creemos que se trata de ningún fin, sino más bien es el cierre de un ciclo y un nuevo comienzo.

Enamorados en New York
Esta no fue una decisión al azar, ni tomada de la noche a la mañana. Sentimos que fueron una serie de puntos que se conectaron y de pequeñas cosas que se fueron acomodando, para poder hoy, ya con las cartas sobre la mesa, contarles como será todo.

Hace tiempo que tenemos ganas de volver, mucho tiempo que extrañamos. Pero estábamos tan lejos de casa, que el costo de ir a visitar y volver a seguir viajando era impensado.

Así fue que en Mattawa, un pequeño pueblito en Canadá, antes de llegar a lo de Gabo en Montreal, la Kangooneta nos dio el primer indicio claro de que estaba necesitando vacaciones. En un país en el que no hay Renault, un mecánico de este pueblo tomó como un desafío lo que le pasaba a la Kangooneta, y decidió ayudarnos. La polea del alternador se había roto, y se comunicó con un señor que vive en otro pueblo y que se dedica a arreglar alternadores. También aceptó el desafío y después de haberse comunicado con todos los proveedores de poleas de Estados Unidos y Canadá sin éxito, parecía que debíamos pedir el repuesto a México, Argentina o Francia. Pero por esas cosas mágicas de la vida, en un galpón donde tenía repuestos viejos y cosas que seguramente no servían para nada, encontró una POLEA DE TRACTOR DEL CAMPO que le calzó como anillo al dedo. En 1 día nos habían arreglado la Kangooneta!

Una vez en lo de Gabo, con tranquilidad y analizando todos los posibles escenarios, tomamos la decisión firme de volver. Manejaríamos hasta Miami, desde donde embarcaríamos la Kangooneta y nosotros volaríamos a Argentina en diciembre para pasar las fiestas con la familia. Averiguamos las posibilidades de embarque y sacamos los pasajes. Todo estaba dicho.

La Kangooneta empezó a hacer otros ruidos, uno de ellos tenía que ver con el arreglo que le habían hecho. Y otra vez la magia del viaje hizo que encontremos un grupo de fanáticos de Renault, pero de los clásicos. Dos de ellos mecánicos, uno de los cuales es francés y trabajaba para Renault Francia, conocía la Kangoo y nos dieron una gran mano. Hasta nos invitaron a un evento de autos clásicos y tuvimos que decir que la Kangooneta era modelo 89 para que la dejen pasar!
Es increíble la hermandad que genera el fanatismo por los autos!

Con Stephane, Claire y Big Benn, los genios mecánicos!
Evento de autos clásicos con los fanáticos de Renault!


Pasaron los días y llegamos a New York, donde Stella y su familia nos adoptaron y nos hicieron sentir parte de la familia. En realidad nos siguen haciendo sentir parte de la familia, porque todavía estamos en su casa. Las decisiones que tomamos los últimos días de ninguna manera hubieran sido posibles sin ellos, sin el aguante que nos están dando.
Lo gracioso fue que cuando llegamos a su casa, Stella estaba en Argentina, y nos recibió Danny. La gente le decía que estaba loca por recibir extraños en su casa, pero poco le importó. Ellos son unos convencidos de que la vida es una rueda y hay que ayudar sin esperar nada a cambio. Y acá nos tiene, invadiéndole la casa. Dijo que no cocinaba, pero nos está engordando con todo lo que nos está haciendo: Milanesas, empanadas, pastel de papa, flan casero, postres y muchas otras cosas ricas!

Con Stella y Danny la noche que partíamos para Baltimore a dejar la Kangooneta. 
Con Nico y Gime, paseando por Times Square! (Nico posando con su mejor perfil)
La Kangooneta seguía con sus ruiditos y la idea de manejar 2500 km hasta Miami nos hacía ruido a nosotros. Y si le pasaba algo? Seguramente lo podríamos solucionar de alguna manera, pero faltando tan poco para volver, nos parecía una lástima.
Habíamos escuchado hablar del puerto de Baltimore, que queda unos 300 km de New York. Empezamos a averiguar y el costo para mandar la Kangooneta era el  mismo que desde Miami.

En unas pocas semanas salía el próximo barco y no había mucho tiempo para pensar. Sabíamos que era la mejor decisión, aunque quedarnos sin auto era como quedarnos sin una parte de nosotros que tanto nos había acompañado durante el viaje.

Desarmando todo para entregar la Kangooneta vacía en el puerto!
La idea de dejarla sola en el puerto e ir a buscarla 2 meses después nos daba pánico, pero que otra cosa podríamos hacer?
Así que antes de ayer, con algo de miedo, y bajo una tormenta torrencial (igual que el día que comenzamos el viaje) la dejamos en el puerto de Baltimore para que haga su travesía por el Atlántico hasta que nos volvamos a encontrar.

Al borde de las lágrimas. Ultima foto con la Kangooneta antes de dejarla en el puerto!


Así fue la última vez que la vimos. Te esperamos del otro lado compañera!
De regreso en New York, nos esperaban con unas ricas empanadas!

Y nosotros??? 
Nosotros adelantamos el pasaje para el 17 de noviembre y volvemos antes de lo pensado a la tierra que nos vio nacer y crecer, esa que tanto extrañamos y que, después de haber visitado 20 países, seguimos eligiendo y amando, con sus defectos y sus virtudes. 
Nos vemos del otro lado para darles un gran abrazo!
Argentina… allá vamos!!!



9 comentarios:

  1. Fenómenos !! Se me puso la piel de gallina al leerlo !!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno, chicos!!! La vuelta es también una de las partes más lindas del viaje. Disfruten mucho!!! :)

    ResponderEliminar
  3. ojo.paren con la nostalgia que me hacen llorar.los agradecidos somos nosotros porque nos hecho conocer.cada rincon de esta america maravillosa. y con un video de sintesis que es de pelicula. sigan que los esperamos.

    ResponderEliminar
  4. Buen viaje chicos! y para la Kangooneta también!!! Tremendo viaje se mandaron! por este y por muchos viajes mas! un abrazo grande! y ponganse contentos que llegan justito para votar :P

    ResponderEliminar
  5. Graciasss mil gracias x tanto !!! Me gustaría conocerlos !! Soy de Córdoba y de a poco leyendo sus comentarios fueron formando parte de mi vida !!! Gracias x compartir tanto..
    Me gustaría comprar el libro...y aquí seran bien recibidos si visitan Córdoba !!! Cariños p ambos !!!

    ResponderEliminar
  6. Buen regreso, aca en AGM, te espero, para que en persona nos cuentes partes de este hermosa experiencia. Me alegro de que adelanten el regreso. Bs

    ResponderEliminar
  7. Buen regreso, aca en AGM, te espero, para que en persona nos cuentes partes de este hermosa experiencia. Me alegro de que adelanten el regreso. Bs

    ResponderEliminar
  8. Hola chicos, les voy a contar la verdad, me emociona lo que hacen, creó q es una excelente enseñanza para todas las personas. Los sueños se pueden cumplir son realizables, el miedo y la inseguridad se encuentran en uno mismo y es lo que nos impide hacer cosas que siempre queremos hacer. La vida es una sola y debemos aprovecharla al 100 x 100. Sinceramente son maestros para mi y esperó q para muchos otros también. Cuando me contó patricia no lo podía creer Estamos cerca en Castelar así que algún día me encantaría compartir una cerveza. Soy Ezequiel amigo y colega guardavídas de hermana Guini.
    Saludos cordiales y gracias!

    ResponderEliminar
  9. Hola chicos, les voy a contar la verdad, me emociona lo que hacen, creó q es una excelente enseñanza para todas las personas. Los sueños se pueden cumplir son realizables, el miedo y la inseguridad se encuentran en uno mismo y es lo que nos impide hacer cosas que siempre queremos hacer. La vida es una sola y debemos aprovecharla al 100 x 100. Sinceramente son maestros para mi y esperó q para muchos otros también. Cuando me contó patricia no lo podía creer Estamos cerca en Castelar así que algún día me encantaría compartir una cerveza. Soy Ezequiel amigo y colega guardavídas de hermana Guini.
    Saludos cordiales y gracias!

    ResponderEliminar

Dejanos tus comentarios acá!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...