martes, 19 de agosto de 2014

Panamá no es solo playas


Panamá tiene playas, muchas playas. En el Pacífico y en el Caribe. Unas están más cerca de la ruta Interamericana y otras más alejadas. Algunas tienen las mejores olas para surfear y otras son como una piscina. En definitiva, hay para todos los gustos.
Pero nosotros, debemos confesarles, estábamos un poco cansados de la playa. Sabemos que puede sonar estúpido. Como puede uno cansarse de estos lugares caribeños llenos de mar, sol y palmeras? Pero queríamos cambiar de ambiente y fuimos en busca de las montañas.

Aunque no lo parezca hay bastantes lugares así en Panamá. No era la mejor época para visitarlos porque es temporada de lluvia, pero los viajeros (a veces) tenemos esa cuota extra de suerte que permite asomar el sol por un rato.

El primer lugar al que fuimos es el Valle de Antón, a 130 km de la Capital. Queda a 600 metros sobre el nivel del mar, y ya con esa altura, tiene un clima agradable durante el día y fresco en la noche. Muchos ríos, cascadas y caminatas para elegir (o hacerlos todos). Aguas termales, árboles cuadrados y bosques de pinos. Este lugar nos pareció ideal para la escapada de fin de semana de quienes viven en la jungla de cemento. 



Siguiente parada: Boquete. Este es uno de los lugares más turísticos de Panamá y quisimos ver si realmente era para tanto. La primera impresión no fue tan buena. Llegamos esperando encontrar un lugar como el Valle de Antón, pero nos encontramos con algo mucho más desarrollado, más gente, mas negocios. Hay muchos extranjeros, principalmente de Estados Unidos, que van a vivir allí cuando se jubilan.
Íbamos con la idea de quedarnos 2 días, pero nos atrapó y terminamos quedándonos 8.



Todo comenzó cuando llegamos. Llovía y hacía frío. Era la tarde ideal para tomar unos mates con algo dulce. Buscamos la panadería y no podíamos salir de nuestro asombro cuando vimos palmeritas y galletas con crema pastelera. El asombro fue mucho mayor cuando las probamos y comprobamos no solo que estaban buenísimas, sino que también su sabor era el mismo que conocemos… dicen que la nostalgia vende y nosotros compramos.



Descubrimos una biblioteca de lujo, con libros modernos e internet libre, donde se juntaban todos los chicos del pueblo. Allí al lado nos quedábamos a dormir. El pueblo era super tranquilo y nuestro sexto sentido de viajeros nos decía que estaba todo bien.


Hay varios senderos para caminar, pero como ya dijimos, es época de lluvia y no es lo más seguro. Está todo bastante embarrado y puede ser peligroso. Nosotros caminamos un poco en el sendero de los quetzales que pasa por distintos paisajes en muy poco trayecto. Después de la caminata preparamos el almuerzo en la entrada al sendero, donde esta la casa del guardaparques, rodeados de naturaleza.




También visitamos una finca cafetera familiar, donde conversamos un largo rato con el encargado que trabaja allí desde hace más de 20 años.
En Boquete hay muchas plantaciones de café, además de cítricos y todo tipo de hortalizas.




Otro de los motivos que hizo que nos quedáramos varios días más de lo pensado, fue conocer a otros viajeros. Compartimos varios días con Juan, Inés y Carlos. Morfamos lindo, ya que a Juan le encanta cocinar: Ñoquis, hamburguesas caseras con papas fritas, crema pastelera, etc… 



Pero la frutilla del postre fue, literalmente, conocer a Lucy, la cara visible de “El poder de las frutas”, un restaurante donde todo se hace con fresas: con crema, licuados, batidos, helado, duro (pulpa helada) con leche condensada, mermelada, empanadas.


Portadora de una sonrisa contagiosa y con un optimismo sin igual, nos contó orgullosa la historia de cómo “El poder de las frutas” llegó a ser lo que es hoy. Un lugar que está bastante alejado del centro del pueblo, que no tiene publicidad ni página de internet, a donde todos llegan por recomendación, gracias al famoso de boca en boca. Los visitantes son libres de dejar su firma en las paredes y cada vez que vuelven, buscan el lugar donde habían dejado su marca para mostrárselo a sus hijos o a las personas que traen para que conozcan.
Con el pasar de los años, las paredes no fueron suficientes y la gente empezó a firmar el techo, los marcos de las ventanas, el televisor, la cafetera y hasta los tubos de iluminación.



Nosotros estamos convencidos de que el poder no está pura y exclusivamente en las fresas. Acá el ingrediente mágico, ese toque extra que lo hace especial, lo pone ella. Lucy sigue detrás del mostrador, igual que hace 14 años, con la misma dedicación y haciendo sentir especial a cada persona nueva que llega… así nos hizo sentir a nosotros.


Y llegó el día de dejar Boquete, rumbeando ya para Costa Rica, un nuevo país, pero no sin antes una breve visita a Bocas del Toro.
Llegamos con sol, después de casi dos meses que no salía… y fueron como las vacaciones del viaje. Dejamos la Kangooneta en tierra firme y nos fuimos en lancha hasta la isla principal, Isla Colón, para desde allí conocer algunos de los lugares destacados.
La playa de las estrellas fue la primera parada, donde también pudimos ver peces León en el fondo del mar.





El segundo día hicimos un recorrido por distintos lugares. No tuvimos suerte para ver delfines, pero cuando llegamos a Cayo Zapatilla salió el sol y permitió que los colores del mar resaltaran aún más.



La última parada fue Cayo Coral, donde hicimos snorkel y si bien no había muchos peces, los colores de los distintos tipos de corales que pudimos ver fue algo nuevo para nosotros… fue alucinante!




El día que nos volvíamos amaneció lloviendo… de nuevo el clima había estado de nuestro lado. Nos reencontramos con la Kangooneta y nos despedimos de las rutas verdes y serpenteantes de Panamá.





8 comentarios:

  1. Muy bueno chicos!! Saludos, estoy viajando con ustedes en cada post!! Maravilloso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guido! Gracias por viajar con nosotros! Buenos caminos!

      Eliminar
  2. me encantaron los corales, gracias por hacernos conocer todas estas bellezas. bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cris! Siempre estás ahí! Saludos viajeros!

      Eliminar
  3. Solo los que viajan con el corazon abierto pueden vivensiar tanta belleza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pá! Disfrutamos mucho de lo que vivimos. Saludos viajeros!

      Eliminar
  4. Hola! Hermoso todo lo que muestran... Y verlos a uds tan lindos tambien! Las sonrisas bajo el agua son unicas! Ja ja. Sigan andando...., los seguimos! BESOS. Mirta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ma! Nos pone muy contentos que les guste lo que vivimos y disfrutamos! Abrazos!

      Eliminar

Dejanos tus comentarios acá!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...