viernes, 25 de abril de 2014

Primeros pasos en Guyana


Esta es la historia de nuestra caótica llegada a las Guyanas, para que vean que no todo es fácil en la vida del viajero.


Luego de viajar durante 5 días seguidos, llegamos a la frontera de Guyana con Brasil. Tardamos 4 días en atravesar Venezuela y el 5to día estuvimos en 3 países el mismo día. Hicimos record de cruce de fronteras!



Si bien Guyana limita con Venezuela, no existen rutas que las unan por varios motivos: La selva impenetrable, el delta el Rio Orinoco y un conflicto de fronteras que existe desde antes de la Independencia de Guyana. Por eso, para llegar a Guyana hay que “bajar” hasta Brasil, más exactamente hasta Boa Vista y desde allí tomar un camino hacia el noreste que te lleva a la frontera: Bomfin del lado brasilero y Lethem del lado guyanés.
Lo primero que te sorprende a la llegada es un puente con un rulo que hace cambiar los autos de mano, porque en Guyana se maneja del lazo izquierdo, costumbre que quedó de la época del colonialismo inglés.


La cuestión es que éramos los únicos para hacer Migraciones. Los empleados vestidos muy formales. La única empleada mujer tenía un trajecito con pollera azul tubo por debajo de las rodillas, una camisa blanca bien ajustada y un rodete que con solo verlo te hacía doler la cabeza.


Por suerte, los argentinos no necesitamos Visa para las Guyanas, pero así y todo, cuando les dijimos que queríamos estar 1 mes en el país, nos dieron solo 15 días.  
Cuando nos toca hacer los trámites para el ingreso del auto, el funcionario de la Aduana, un señor de descendencia India nos explica en un inglés dificilísimo que para autorizarnos a ir a Georgetown, tenía que pedir permiso  a la oficina de la Capital y que los viernes ésta cerraba a las 2 de la tarde (eran las 4). Lamentablemente tendríamos que esperar al martes (porque el lunes era festivo por la celebración Hindú Phagwa o Holi).
Mis ojos se abrieron de forma desorbitada. No podía ser que todos nuestros planes de llegar para el festival se esfumaran porque una oficina cerraba mas temprano solo por  ser viernes. Intenté explicarle la situación: nuestro viaje, que veníamos viajando apurados para llegar a disfrutar de ese festival y que queríamos conocer parte de esa cultura. No se si fue lo que le dije o mi cara de pena, que se apiadó de nosotros, hizo un llamado y nos dijo: “Bueno, los voy a dejar ir, pero al llegar a Georgetown, el martes, tienen que ir a la Aduana para extender el permiso. Pero hay otro problema: necesitan un seguro, y la oficina que lo vende creo que ya cerró. Así que fíjense si lo consiguen, y yo los dejo ir”.
Lethem, un mini pueblito lleno de mega supermercados chinos e indios, tiene solo un camino principal y parece un pueblo fantasma.
Vemos un cartel de una empresa de Seguros. Bajamos y el horario de atención decía que cerraba a las 5 de la tarde, pero los viernes a las 4. Estábamos tarde, pero fuimos igual y la empleada todavía estaba. Nos dijo que no podía vendernos nada, no entendimos porqué (por que el inglés que hablan es imposible) y que volviéramos el martes!
Salimos abatidos y desilusionados, no podía ser tanto viaje para nada! No podíamos creer lo que nos estaba pasando. Cuando caminábamos hacia el  auto se nos acerca un señor y nos pregunta que nos pasaba. Luego de contarle la historia nos recomienda que busquemos a Alfred, que tal vez el nos podría ayudar. Nos indicó que podíamos encontrarlo en un Supermercado y nos dio indicaciones para llegar.
No teníamos idea de quien era Alfred, pero si nos podía ayudar, lo íbamos a encontrar.
En el supermercado, la cajera nos dijo que Alfred no estaba y nosotros otra vez con lástima, explicándole la historia. La cajera se dirige a una señora que estaba a un costado y de nuevo nosotros con el cuentito. Cuando le dijimos que éramos Argentinos todo cambió. Resultó que la señora había viajado a Argentina y le había encantado y para nuestra sorpresa, era la esposa de Alfred. Nos dijo que lo iba a llamar y nos recomendó quedarnos en el hotel de en frente para poder ubicarnos fácilmente. A los 5 minutos ya nos estaba llamando para indicarnos que vayamos al Banco y que esperemos a Alfred ahí. Él no apareció, pero en su lugar llegaron unos chicos jóvenes en una moto, nos presentamos y a los 15 minutos teníamos seguro! Bien ahí! Ya estamos!
Mañana a las 8 en punto vamos a la Aduana, hacemos los trámites y salimos volando para Georgetown!
Pasamos nuevamente por el supermercado y ahí estaba Alfred. Le agradecimos por la ayuda y caímos en cuenta de que el tipo es muy groso ahí. Es dueño del hotel, del supermercado y de la compañía de seguro, porque se dio el lujo de llamar a la empleada que ya se había ido a la casa para que volviera a atendernos a nosotros.
Todo esto pasó en 1 hora, así que podrán imaginarse el agotamiento que teníamos.
Alfred nos recomendó ir en ese momento a la aduana, para poder salir al día siguiente al amanecer. Pero le dijimos que quien nos había atendido, Mr. Basdio, nos dijo que fuéramos el día siguiente. En seguida lo llamó por teléfono y salimos rajando para la Aduana.


Nos hicieron los papeles correspondientes y nos dimos cuenta de que era el octavo auto extranjero que pretendía hacer la ruta de Lethem a Georgetown en lo que iba del año. Osea, no va ni el loro! Y claro, el pésimo estado del camino puede sacarle las ganas a cualquiera, menos a nosotros!


13 comentarios:

  1. !!! me alegro chicos por ustedes, Dios esta guiandolos, abrazoooo !!! edu.

    ResponderEliminar
  2. Grandes sobrinos !!! así se hace, siempre adelante !!! cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Saludos a la familia! Un abrazo viajero!

      Eliminar
  3. No bajar los brazos nunca!!
    Esa es la actitud Gaby!!
    Exitos!!!

    ResponderEliminar
  4. Grande chicos, estoyy ansioso de ver llas fotos de ese camino. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pa! Ya vamos a ir subiendo cada vez mas fotos! Abrazo!

      Eliminar
  5. Felicitaciones por no bajar los brazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gerardo! Muchas gracias! Saludos viajeros!

      Eliminar
  6. Una historia tras otra..
    Que pedazo de libro saldrá de este viaje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que grande David! Sería muy lindo! Ojala que algun día podamos lograrlo! Saludos viajeros

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Dejanos tus comentarios acá!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...